Avisar de contenido inadecuado

ADVIRTIÓ A UN PSIQUIATRA QUE SE QUITARÍA LA VIDA

{
}

 

Un balazo lo llevó al Antonio María Pineda. Tres días tenía Hernán Segundo Aldana Reyes, esperando por una operación. El hombre de 38 años de edad era alcohólico, estaba desesperado y tras sostener una consulta con el psiquiatra le expresó sus deseos de quitarse la vida; pero hicieron caso omiso a la advertencia y en horas de la madrugada cumplió con lo dicho.

Intento de robo
Aldana Reyes iba con un amigo de nombre Gonzalo en una camioneta. En la mañana del lunes fueron interceptados por unos maleantes en Las Casitas, al norte de la ciudad, y tras resistirse al robo a Gonzalo le dieron un disparo, ese mismo proyectil le entró y le salió y le dio en el ojo izquierdo a Aldana Reyes quedando alojado.
Gonzalo fue atendido y dado de alta el mismo día, mientras el señor Aldana Reyes quedó hospitalizado. Estaba en la cama 16 del área de hospitalización de hombres, debía esperar que el ojo se le desinflamara para ser sometido a la intervención quirúrgica, relató Yamileth Pérez, hermana de la víctima.

Denuncian falta de atención
El paciente tenía un problema de alcoholismo y se sentía desesperado. La tarde del miércoles, según sus familiares, sostuvo una consulta con un psiquiatra a quien le expresó sus deseos por quitarse la vida. Pérez indica con preocupación que en reiteradas oportunidades quisieron quedarse con él para dedicarse a su cuidado y ni doctores, ni enfermeros lo permitieron, alegando que Aldana Reyes se movilizaba solo, sin ayuda alguna.
El hombre, siguiendo sus instintos suicidas, a las 4 de la mañana de ayer se paró de la cama 16, se quitó la vía que tenía puesta, caminó aproximadamente 100 metros hasta una ventana dejando un rastro de sangre. Allí reventó una cartelera y subió la parte externa del Antonio María Pineda, caminó hacia unas barandas y se lanzó cayendo en el techo de emergencia. De dos pisos fue la altura de la cual cayó Aldana Reyes, quien quedó con vida, fue auxiliado y trasladado hasta la Emergencia, pero al cabo de un rato falleció.
Seres queridos de la víctima estaban molestos. Denuncian negligencia por falta del personal del Hospital Central, pues aseguran que a pesar de que expresó que se quería quitar la vida nadie tomó previsiones; no dejaron quedar a ningún familiar, en el caso de la señora Pérez, responsabilizando totalmente del suicidio a quienes estaban a cargo de la atención de su hermano en el Antonio María Pineda.
Sobre Aldana Reyes se conoció que era el segundo de nueve hermanos, residía en Las Casitas, nunca tuvo hijos, era una persona muy querida por la comunidad, quienes de cariño lo llamaban “Popi”. Era amigable y se ganaba la vida haciéndole mandados a los vecinos. Por el caso una comisión del Cicpc fue hasta el lugar para realizar la inspección del caso.

subir imagenes

{
}
{
}

Deja tu comentario ADVIRTIÓ A UN PSIQUIATRA QUE SE QUITARÍA LA VIDA

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre