Avisar de contenido inadecuado

El dramaturgo Jaime Salom muere a los 87 años

{
}

El dramaturgo catalán Jaime Salom. | Carlos Barajas

 

 

 

Con la muerte de Jaime Salom esta madrugada en Sitges (Barcelona) a los 87 años, desaparece uno de los últimos ilustres representantes de la dramaturgia española de la segunda mitad del siglo XX, en la que figuran nombres como Buero Vallejo, Antonio Gala, Martín Recuerda o Carlos Muñiz. Hijo del oftalmólogo Salom Calafat, Jaime Salom estudió en un colegio jesuita, donde ya le inculcaron la afición por las letras. Cursó la carrera de Medicina en la Universidad de Barcelona, donde se graduó en 1949, y luego se especializó en oftalmología, especialidad que ejerció hasta 1992. Durante su etapa de estudiante universitario ganó, en 1948, el premio TEU (Teatro Español Universitario) y también dirigió grupos universitario y ejerció la crítica en algunas revistas. Años después, en 1954, estrenó su primera obra de teatro, 'El mensaje', en el Arriaga de Bilbao, interpretada por la compañía de María Jesús Valdés y dirigida por José Luis Alonso. Tuvo que esperar hasta 1959 para estrenar en Barcelona, en el pequeño teatro Alexis, esa misma obra, dirigida en esta ocasión por Manuel Iglesias, y un año después la presentó en Madrid junto con la comedia 'Verde Esmeralda'. Siguió luego un período de varias comedias, hasta que en 1961 llegó su gran oportunidad: la presentación en el teatro Reina Victoria de Madrid de 'Culpables', que se tradujo a varios idiomas y se estrenó en varios países americanos. Ese mismo año, se representó en Barcelona su primera obra en catalán, 'La Gran Aventura', por la que obtuvo el Premio de la Crítica a la mejor obra estrenada en 1961. Prolíficos años 60 En 1964, su obra 'Juegos de invierno', dirigida por Luca de Tena, consiguió el Premio Isaac Fraga, y el Ciudad de Barcelona por 'Motor en marcha'. Además, puso en escena otro título 'Falta de pruebas', en el teatro Barcelona. Con su pieza 'El baúl de los disfraces' se hizo en 1965 con el Premio Fastenrath de la Real Academia Española, y estrenó otras dos obras: 'El espejo para dos mujeres' y 'Parchis-party'. En diciembre de 1967, se inauguró en Barcelona el teatro Moratín con la representación de la obra de Valle-Inclán 'Cara de plata', un teatro promovido y costeado por Jaime Salom con la ayuda de amigos y entidades bancarias. En su propio local estrenó en 1968 'La casa de las chivas', que pasó de allí al Marquina, de Madrid, donde se representó durante 1.300 funciones consecutivas, lo que le valió el galardón de 'Popular del diario Pueblo', el premio 'El Espectador y la crítica', de Madrid, y el 'Álvarez Quintero' de la Real Academia Española, en 1971. En octubre de 1969 estrenó en el teatro Español de Madrid la obra 'Los delfines', por la que recibió en diciembre de ese año el Premio Nacional Calderón de la Barca. Durante la década de los setenta, el dramaturgo estrenó 'La playa vacía' (1970), 'La noche de los cien pájaros' (1972), 'Tiempo de espadas' (1972), por el que consiguió el premio del Espectador y la Crítica; 'Nueve brindis para un rey' (1974), y 'La piel del limón' (1976), por la que recibió el premio Espinosa y Cortina. Con su obra 'El corto vuelo del gallo' (1980), centrada en el ambiente familiar del general Franco y con Gemma Cuervo en el reparto, se produjo cierta polémica pero el espectáculo constituyó un gran éxito. A mediados de los años 80 estrenó el musical 'Jerusalén, hora cero', al que le puso música Teddy Bautista. En noviembre de 1985 presentó en Madrid la novela 'Las rayas blancas' definida por el propio autor como "una crítica, desde el interior de la burguesía, de un sistema burgués". Últimas obras Salom, el autor en castellano más representado, estrenó en México en 1990 la obra 'Fray Bartolomé de las Casas: una hoguera al amanecer', basada en la vida del dominico. Esa mirada histórica se volvió a repetir en 'El señor de las patrañas', ambientada en la Valencia italianizada del siglo XVI y la historia de Juan de Timoneda. Ricard Reguant se encargó de la dirección del estreno en Barcelona, en octubre de 1992, de su musical 'La Luna de Valencia', con el que se recuperaba el teatro Borrás; y en Madrid se llevaba a los escenarios 'Como una diosa', sobre la vida de Gala, dirigida por Miguel Narros y protagonizada por Carmen Elías, Eusebio Poncela y Carlos Hipólito. De algunas de sus obras se han hecho versiones para televisión, como 'Culpables', 'El mensaje', 'Juegos de invierno', 'La noche de los cien pájaros' y para el cine: 'Culpables', 'Tu marido nos engaña', 'Carta de una mujer', 'Muerto en primavera', 'La casa de las chivas', 'La noche de los cien pájaros', y 'Bartolomé de las Casas', dirigida en 1992 por el mexicano Sergio Olhovich. Salom fue elegido en 1974 consejero de la Sociedad General de Autores de España (SGAE), de cuyo consejo de administración también formó parte posteriormente durante la presidencia de Juan José Alonso. Uno de sus últimos trabajos fue la ópera 'Yo Dalí', con música de Xavier Benguerel y libreto del propio Salom, que se basó en una obra suya anterior, 'Casi una diosa', sobre la vida de Gala; una ópera que se representó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid y el Gran Teatro del Liceo de Barcelona.

Con la muerte de Jaime Salom esta madrugada en Sitges (Barcelona) a los 87 años, desaparece uno de los últimos ilustres representantes de la dramaturgia española de la segunda mitad del siglo XX, en la que figuran nombres como Buero Vallejo, Antonio Gala, Martín Recuerda o Carlos Muñiz.

Hijo del oftalmólogo Salom Calafat, Jaime Salom estudió en un colegio jesuita, donde ya le inculcaron la afición por las letras. Cursó la carrera de Medicina en la Universidad de Barcelona, donde se graduó en 1949, y luego se especializó en oftalmología, especialidad que ejerció hasta 1992. Durante su etapa de estudiante universitario ganó, en 1948, el premio TEU (Teatro Español Universitario) y también dirigió grupos universitario y ejerció la crítica en algunas revistas. Años después, en 1954, estrenó su primera obra de teatro, 'El mensaje', en el Arriaga de Bilbao, interpretada por la compañía de María Jesús Valdés y dirigida por José Luis Alonso.

Tuvo que esperar hasta 1959 para estrenar en Barcelona, en el pequeño teatro Alexis, esa misma obra, dirigida en esta ocasión por Manuel Iglesias, y un año después la presentó en Madrid junto con la comedia 'Verde Esmeralda'. Siguió luego un período de varias comedias, hasta que en 1961 llegó su gran oportunidad: la presentación en el teatro Reina Victoria de Madrid de 'Culpables', que se tradujo a varios idiomas y se estrenó en varios países americanos. Ese mismo año, se representó en Barcelona su primera obra en catalán, 'La Gran Aventura', por la que obtuvo el Premio de la Crítica a la mejor obra estrenada en 1961.

Prolíficos años 60

En 1964, su obra 'Juegos de invierno', dirigida por Luca de Tena, consiguió el Premio Isaac Fraga, y el Ciudad de Barcelona por 'Motor en marcha'. Además, puso en escena otro título 'Falta de pruebas', en el teatro Barcelona. Con su pieza 'El baúl de los disfraces' se hizo en 1965 con el Premio Fastenrath de la Real Academia Española, y estrenó otras dos obras: 'El espejo para dos mujeres' y 'Parchis-party'.

En diciembre de 1967, se inauguró en Barcelona el teatro Moratín con la representación de la obra de Valle-Inclán 'Cara de plata', un teatro promovido y costeado por Jaime Salom con la ayuda de amigos y entidades bancarias. En su propio local estrenó en 1968 'La casa de las chivas', que pasó de allí al Marquina, de Madrid, donde se representó durante 1.300 funciones consecutivas, lo que le valió el galardón de 'Popular del diario Pueblo', el premio 'El Espectador y la crítica', de Madrid, y el 'Álvarez Quintero' de la Real Academia Española, en 1971.

En octubre de 1969 estrenó en el teatro Español de Madrid la obra 'Los delfines', por la que recibió en diciembre de ese año el Premio Nacional Calderón de la Barca. Durante la década de los setenta, el dramaturgo estrenó 'La playa vacía' (1970), 'La noche de los cien pájaros' (1972), 'Tiempo de espadas' (1972), por el que consiguió el premio del Espectador y la Crítica; 'Nueve brindis para un rey' (1974), y 'La piel del limón' (1976), por la que recibió el premio Espinosa y Cortina.

Con su obra 'El corto vuelo del gallo' (1980), centrada en el ambiente familiar del general Franco y con Gemma Cuervo en el reparto, se produjo cierta polémica pero el espectáculo constituyó un gran éxito. A mediados de los años 80 estrenó el musical 'Jerusalén, hora cero', al que le puso música Teddy Bautista. En noviembre de 1985 presentó en Madrid la novela 'Las rayas blancas' definida por el propio autor como "una crítica, desde el interior de la burguesía, de un sistema burgués".

Últimas obras

Salom, el autor en castellano más representado, estrenó en México en 1990 la obra 'Fray Bartolomé de las Casas: una hoguera al amanecer', basada en la vida del dominico. Esa mirada histórica se volvió a repetir en 'El señor de las patrañas', ambientada en la Valencia italianizada del siglo XVI y la historia de Juan de Timoneda. Ricard Reguant se encargó de la dirección del estreno en Barcelona, en octubre de 1992, de su musical 'La Luna de Valencia', con el que se recuperaba el teatro Borrás; y en Madrid se llevaba a los escenarios 'Como una diosa', sobre la vida de Gala, dirigida por Miguel Narros y protagonizada por Carmen Elías, Eusebio Poncela y Carlos Hipólito.

De algunas de sus obras se han hecho versiones para televisión, como 'Culpables', 'El mensaje', 'Juegos de invierno', 'La noche de los cien pájaros' y para el cine: 'Culpables', 'Tu marido nos engaña', 'Carta de una mujer', 'Muerto en primavera', 'La casa de las chivas', 'La noche de los cien pájaros', y 'Bartolomé de las Casas', dirigida en 1992 por el mexicano Sergio Olhovich.

Salom fue elegido en 1974 consejero de la Sociedad General de Autores de España (SGAE), de cuyo consejo de administración también formó parte posteriormente durante la presidencia de Juan José Alonso. Uno de sus últimos trabajos fue la ópera 'Yo Dalí', con música de Xavier Benguerel y libreto del propio Salom, que se basó en una obra suya anterior, 'Casi una diosa', sobre la vida de Gala; una ópera que se representó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid y el Gran Teatro del Liceo de Barcelona.

{
}
{
}

Deja tu comentario El dramaturgo Jaime Salom muere a los 87 años

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre