Avisar de contenido inadecuado

Por qué lo llaman reloj...

{
}

 

Sony presentó ayer la segunda versión de su reloj inteligente, el Smartwatch 2. Es un dispositivo pensado para llevar en la muñeca y que se enlaza con el teléfono móvil mediante Bluetooth. Cuenta con una pantalla táctil de 1,6 pulgadas, una batería con capacidad par cuatro días de uso continuo y es sumergible hasta un metro de profundidad. No hay precio oficial de momento pero estará disponible en septiembre.

Esta categoría de producto está empezando a acaparar cada vez más interés en la industria porque parece que, al igual que las gafas de Google, soluciona un problema creciente, el tiempo que pasamos mirando la pantalla del teléfono.

Un reloj que funcione como segunda pantalla puede mostrar los mensajes y correos o las citas del calendario, evitando tener que sacar del bolsillo o el bolso una pantalla cada vez más grande (ayer Sony presentó, sin ir más lejos,un "teléfono" de 6,4 pulgadas de pantalla). Es una propuesta interesante yhasta cierto punto es cierto que funciona.

Pero las reacciones que suelen leerse sobre este tipo de dispositivos en blogs y foros apuntan a un problema de percepción en la industria. El reloj inteligente tiene el inconveniente de ser un "reloj".

El reloj se ha convertido en las últimas décadas en un accesorio de moda. Muchos siguen usando uno, pero no por su utilidad. Es el teléfono móvil quien nos dice ahora si llegamos tarde.

Quienes no tienen uno probablemente no estén interesados en poner un dispositivo así en su muñeca y para el resto usar otro es redundante. Nadie va a llevar dos relojes en la muñeca.

Al final, queda un mercado reducido a ciertos usuarios que encuentran atractivo el modelo "inteligente" o que consideran que las ventajas de llevarlo superan a los inconvenientes.

 

 

Pero, ¿por qué un reloj? ¿Qué impide diseñar un dispositivo similar con un formato que sea compatible con llevar un reloj corriente como accesorio de moda, algo más del estilo de la Nike Fuelband o los brazaletes que miden la actividad diaria de marcas como Fitbit?

Este dispositivo requeriría posiblemente una pantalla algo más compleja -más alargada y curva- y una interfaz de uso algo diferente pero podría tener un público mucho más extenso. Hay que dejar de pensar en estos dispositivos como relojes sólo porque se lleven en la muñeca. Y dejar de diseñarlos igual que si lo fueran.

{
}
{
}

Deja tu comentario Por qué lo llaman reloj...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre