Avisar de contenido inadecuado

MOTORIZADOS ARREMETEN A TIROS CONTRA UNA FAMILIA EN QUÍBOR

{
}

 

Albert Felipe Yépez Linares, de 31 años de edad, fue asesinado la noche del jueves en Quíbor cuando junto con su esposa conversaba con unos familiares en la calle 25 con carrera 10, en el barrio Primero de Mayo de Quíbor. Otros tres parientes resultaron heridos en el hecho.
Dos hombres en motocicletas pasaron por el lugar y dispararon contra el grupo de personas que estaban al frente de la casa. Albert Felipe recibió un disparo en el tórax anterior. Los familiares desesperados se tiraron al suelo para ponerse a salvo, pero Albert cayó agonizando al suelo. Cuando los motorizados se fueron, la calma volvió al lugar. Las personas recogieron a Albert Felipe y se lo llevaron al hospital Baudilio Lara, pero llegó muerto.
En el sitio estaba un joven de 17 años, quien fue impactado por un proyectil en el hombro izquierdo. Padece Síndrome de Down. Alberto Antonio Silva, de 52 años y taxista, fue impactado en el muslo derecho así como María Angélica de Silva Jiménez, de 50 años, quienes también fueron llevados al hospital de Quíbor y dados de alta la misma noche del viernes. Al parecer eran los padres del joven de 17 años y suegros de Albert.
Manuel Yépez, padre de la víctima, relató ayer en la morgue del Antonio María Pineda, que su hijo pasó a eso de las 9 de la noche a saludarlo por su casa. “El llegó cuando yo estaba comiendo. En forma de juego me preguntó si estaba comiendo, luego me abrazó, me pidió la bendición y se fue”.
A los diez minutos, Manuel dijo que escuchó una ráfaga de disparos, que fueron más de 20. Recuerda que no habían pasado 10 minutos cuando le dijeron que a su hijo le habían disparado. “Corrí al sitio donde lo mataron, pero cuando llegué ya lo habían recogido y se lo llevaron al hospital”.
El padre dijo que Albert se ganaba la vida trabajando construcción por contratos, que era un hombre tranquilo y no tenía problemas con nadie. Comentó que no se explica el por qué mataron a su muchacho.

Zona Roja
Nelly Rodríguez, madrastra del fallecido, dijo que en el barrio Primero de Mayo los tiroteos son a diario y no hay resguardo policial. “Por ahí los delincuentes disparan contra la gente y se van como si nada. La policía nunca hace nada; por aquí no hay resguardo policial, sólo llegan cuando hay un muerto para recogerlo”.
Dice que en Jiménez las personas viven con miedo, que están azotados de noche y de día. “Por aquí es igual: a la hora que sea matan, roban vehículos, viviendas. Necesitamos más seguridad y el Gobierno no hace nada”.

{
}
{
}

Deja tu comentario MOTORIZADOS ARREMETEN A TIROS CONTRA UNA FAMILIA EN QUÍBOR

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre