Avisar de contenido inadecuado

Muere Félix, el portero de papel

{
}

 

El último deseo de Félix, el portero de la mítica selección brasileña del 70, fue un quejido contra la historia: “Cuando me muera, por lo menos que dejen de decir que Brasil ganó aquel Mundial pese a Félix. A Barbosa le crucificaron por no ganar la Copa del Mundo del 50 y a mí por ganarla en el 70”. El 24 de agosto una parada cardiorrespiratoria acabó, a los 74 años, con la vida de Félix Mieli Venerando, un guardameta que vivió a la sombra de la considerada mejor selección de la historia. Tanto fue menospreciado que se llegó a decir que a Pelé, Tostao, Gerson, Jairzinho, Gerson Rivelino, Carlos Alberto o Clodoaldo no les hubiera hecho falta un portero para conquistar el Mundial.

Su apodo, Papel, vale tanto para describir su ligereza en los vuelos —“era bajito, pero rápido y con mucho impulso”, se autodefinía— como para señalar la fragilidad de su legado en la memoria del fútbol. El día que Banks se inmortalizó con la legendaria parada a un cabezazo de Pelé, Félix realizó otra esplendorosa a testarazo de Bobby Charlton que apenas tiene cabida en los libros de historia: “La de Banks fue una gran parada, pero yo también hice una parecida en ese mismo partido. Todo el mundo habla de la parada de Banks y nadie se acuerda de mi intervención al cabezazo de Bobby Charlton, que fue decisiva. En esa acción, Francis Lee me dio una patada”, denunció a este periódico en el año 2006.

En un principio, Félix no iba a acudir a la cita de México porque el seleccionador Joao Saldanha no contaba con él. La destitución del mismo seleccionador, que incluso cuestionó la presencia de Pelé por miope, le permitió acudir al Mundial con la confianza de Zagallo, que le dio la titularidad por delante de Leao y Ado. Que acudieran tres porteros a un Mundial fue iniciativa suya, que le hizo ver a la federación brasileña los riesgos de ir solo con dos porteros ante la posibilidad de que uno de ellos se lesionara. Desde entonces en las listas mundialistas de todas las selecciones acuden tres guardametas. Su último gran legado fue la lucha por una paga vitalicia para los campeones del mundo de Brasil en los mundiales del 58, el 62 y el 70, que discutió con el expresidente Lula y que Dilma Rousseff ha terminado por aprobar. Como aquella parada a Charlton, no la disfrutará porque la ayuda no entrará en vigor hasta 2013.

Nacido en São Paulo en 1937, inició su carrera deportiva en 1953 en clubes del Estado de São Paulo como el Juventus y el Portuguesa, pero solo se consagró como profesional en el Fluminense, del que fue titular entre 1968 y 1976. Como jugador del club tricolor de Río de Janeiro fue campeón brasileño en 1970 y campeón carioca en cinco ocasiones. Como jugador de la selección brasileña, con la que disputó 48 partidos entre 1965 y 1972, fue, además de campeón mundial en 1970, campeón de la Copa Roca (torneo entre Argentina y Brasil) en 1971 y de la Copa Río Branco (Brasil-Uruguay) en 1967 y 1968. Félix, que puso fin a su carrera como futbolista en 1977 tras descubrir que tenía una calcificación en el hombro derecho que le limitaba los movimientos, también se desempeñó como técnico, pero sin el mismo éxito, y comandó el Avaí en 18 partidos en 1982.

Carlos Alberto, capitán de aquella selección canarinha de los cinco dieces, quiso hacer justicia al saber de su muerte: “El partido contra Inglaterra era muy importante para poder llegar a la final. Eran los campeones del mundo y los favoritos, nos agobiaron mucho al final y Félix hizo grandes paradas”. “No solo fue la parada ante los ingleses, en la final con Italia, en los primeros minutos, tuvo intervenciones decisivas”, apostilla Jairzinho.

subir imagenes

{
}
{
}

Deja tu comentario Muere Félix, el portero de papel

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre