Avisar de contenido inadecuado

Una mujer es adicta a beber sangre humana

{
}

Una mujer de 29 años sufre una extraña adicción que le impulsa a beber sangre. Descubierta por el programa My Strange Adicction, lleva más de una década abocada a consumir plaquetas, tanto de animales como de sus amigos, amantes y otras "víctimas" ocasionales

 

Michelle, vive en Lancaster, una ciudad de California, Estados Unidos. A través de un programa de televisión reveló la aterradora adicción que mantiene desde hace más de 10 años: le gusta consumir sangre, y en especial la humana. "Es tan importante como el agua", expresó.

"Tomo tanta sangre humana como puedo. Cada uno tiene su sabor, su propio gusto. Hay una gran diferencia entre tomar la sangre de un hombre y la de una mujer", aseguró Michelle. "La de los hombres, para mí, siempre fue más espesa", dijo. 

Como asegura el diario Huffingtonpost, la tatuadora comenzó a beber sangre cuando era solo una adolescente, pero su sed ha ido creciendo cada vez más. Bebe unos 36 litros de sangre de cerdo a la semana, pero su bebida preferida es la sangre humana, que la ingiere una vez a la semana.

La californiana explicó que no pretende andar por la vida pidiéndole a la gente su sangre, por lo que se conforma con conservar frascos de plaquetas porcinas en el freezer. Sino, puede recurrir a sus amigos, aunque es casi imposible saciar su sed. 

"Siempre me aseguro de que sea de alguien cercano a mí. Alguien a quien yo considere mi amigo, compañero o amante", explicó sobre sus "víctimas humanas", a las que "ordeña" en los codos, brazos y piernas. "No voy al cuello porque es un cliché", aseguró.

Por ejemplo, un amigo la acompaña en su extraño hábito. "Cuando me corto, el dolor no me molesta. Me preocupa más cómo voy a quedar después de alimentarla", confesó Johnny, un conocido de Michelle que le permite a la mujer tomar su sangre al menos una vez por semana por un lapso de entre 30 segundos y 5 minutos.

"Me gusta cocinar con sangre, hacer sopa, y cuando me preparo un Bloody Mary le pongo vodka, salsa picante y le añado el toque final: sangre", confesó la mujer, quien trabaja como tatuadora.

La joven asegura que siempre bebe sangre humana de alguien al que conoce muy bien, porque existe un gran riesgo de contraer enfermedades como la hepatitis o el VIH.

{
}
{
}

Deja tu comentario Una mujer es adicta a beber sangre humana

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre