Avisar de contenido inadecuado

La mujer más rica del mundo pide a los pobres que trabajen más

{
}

 

El patrimonio de Gina Rinehart está valorado en 29.200 millones de dólares australianos. O sea, unos 25.000 millones de euros.

Lo ha logrado por herencia, ya que es la principal accionista de la empresa minera Hancok, que explota gran parte de los inmensos depósitos de hierro de la región de Pilbara, en Australia Occidental. Pero eso no le ha impedido dar unas lecciones a los casi 28 millones de compatriotas que no heredaron unos miles de millones cómo hacerse ricos: "Pasar menos tiempo bebiendo".

En una columna publicada en una revista especializada en minería, Rinehart declara que "si tienes envidia de la gente con dinero, no te quedes sentado quejándote. Haz algo para ganar más dinero: pasa menos tiempo fumando y haciendo amigos, y más tiempo trabajando".

Entre los logros empresariales de Rinehart está haber conseguido, tras grandes esfuerzos, que el Gobierno australiano bautice una cadena montañosa con el apellido de su familia (los Montes Hancock), en homenaje al trabajo de su padre, Lang Hancock, que descubrió los depósitos minerales de Pilbara y desarrolló la ganadería en la región.

También ha llevado a los tribunales a prácticamente todos los miembros de su familia —incluyendo a tres de sus cuatro hijos— en una sucesión de ‘culebrones’ por el control de la fortuna familiar.

Ahora, Rinehart está enfrentada al Gobierno laborista australiano, que quiere endurecer la regulación de las actividades mineras. El Ejecutivo de Camberra ha calificado de "insultantes" sus declaraciones.

Hasta hace menos de un año, las comunidades indígenas de la región habían solo una fracción diminuta de la riqueza mineral que se lleva extrayendo de las propiedades de los Hancock desde hace siete décadas de la región.

{
}
{
}

Deja tu comentario La mujer más rica del mundo pide a los pobres que trabajen más

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre