Avisar de contenido inadecuado

'Necesito un pene'

{
}

 

Rihanna repite a su cohorte de pelotas que ella es "políglota". Que sabe decir una frase en al menos una docena de idiomas. La que más gracia le hace es la que sabe en español: "Necesito un pene". Aclara que no lo ha utilizado mucho en una ciudad como Los Ángeles, donde vive, con un 40% de individuos que saben hablar español.

Rihanna puede ser "políglota" o lo que quiera, aunque se enrede al pronunciar la palabra. Ha vendido casi 30 millones de discos, colocado 50 millones de canciones en internet y genera un promedio de 61 millones de dólares de beneficio por año.

Sin duda, Rihanna ha dejado de ser esa chica tímida con repentinas jaquecas que ni siquiera iba al colegio en Bridgetown, su ciudad natal en la isla de St. Miguel de París, en las Barbados, una de las viejas colonias inglesas. Es la mayor de tres hermanos. Su padre fue su trauma y la causa por la que asegura que tiene faltas de ortografía y no mucha cultura. Ronald Fenty, el caballero, no tenía empleo conocido. Bueno, decía que era vigilante nocturno en un almacén. Pero su profesión era la de ser un adicto al ron, al crack y a la cocaína.

Rihanna tenía que soportar así a su padre desde que tenía 11 años. Es posible que viera cómo su padre pegaba a su madre y que aquello fuerauna premonición de lo que le ocurriría a ella misma. Con 14 años, su madre, Mónica Fent decidió abandonar a semejante tipo, a su esperpéntico marido.

Poco después, con tan sólo 15 años, Rihanna formó un grupo de chicas que cantaban pop. Se presentaron ante un productor de poca montallamado Evan Rogers, pero que tenía una esposa de Barbados con iniciativa. No pasó nada hasta que la propia Rihanna intervino ante la esposa de Rogers y con sólo 16 años viajó a Nueva York. Se juró a sí misma no regresar jamás a Bridgetown.

La chica tuvo mucha suerte al conquistar con su físico al semi-mafioso y 'capone' del hip-hop Jay Z, el marido de Beyoncé. Jay Z presume de que le gastó a Rihanna una broma tipo 'Padrino', tan habitual en su vocabulario. Jay Z le dijo que sólo tenía la ventana para salir del cuarto, mientras le hacían la prueba. Rihanna ni se inmutó. Estaba preparada para lo que le viniera encima. Fue hace siete años, en 2006; así se gestó 'Music of the sun', su primer número uno, con unas ventas de más de dos millones de copias. Desde entonces, Rihanna no ha parado de tener éxitos, convulsiones y escándalos relacionados con el hecho de que le "gusta que la gente me vea desnuda o sexy; no puedo evitarlo".

La noche de la paliza

Utiliza las redes sociales como antes Madonna manejaba en los años 80 a los medios tradicionales de prensa, radio y televisión. Los tiempos están cambiando y las nuevas chicas tienen que ser salvajes, libres, sin escrúpulos y adictas al hedonismo. En ese sentido, Rihanna es una fuente de estudio constante para psiquiatras.

Según el departamento de Justicia norteamericano, un millón trescientas mil mujeres en los Estados Unidos sufren maltrato por parte de sus maridos o novios. Una de cada cuatro mujeres americanas son víctimas de abuso doméstico a lo largo de sus vidas. Rihanna es una de ellas. La más famosa de todas.

Rihanna tenía 21 años, cuando su novio, Chris Brown, de 19 años, le pegó una paliza. Era la noche antes de los Grammy de hace cuatro años. ¿El motivo?. Ella se había atrevido a coquetear con otro chico en una discoteca. Rihanna no pudo presentarse a la ceremonia de los Grammys, con cortes y hematomas en su propia cara. La cantante empezó por presentar una demanda, pero luego la dejó en suspenso. En la actualidad, Rihanna y Chris Brown están más unidos que nunca. El pasado mes de febrero, Rihanna lanzó el día de sus cumpleaños el tema 'Birthday cake', en el que había una colaboración, un rapeo de Chris Brown que empezaba con las siguientes palabras: "Tía, quiero follarte ahora mismo".

Según Rihanna, una chica no puede con un endémico y extraño amor desesperado como el que ella siente por Chris. Asegura que prefiere estar con él y ser feliz, aunque sepa como se las gasta. Detesta hacer caso a las opiniones de los demás. Aunque su mentor Jay Z le advirtió que algún día se arrepentirá de haber vuelto con semejante elemento, que pega a sus amantes como hacía el otro Brown, es decir, Bobby con la infeliz de Whitney Houston. Curiosamente, en la prueba delante de Jay Z, Rihanna cantó el tema de Whitney Houston 'For the love of you'.

Rihanna y Chis Brown, en la fiesta previa a la paliza.

Rihanna y Chis Brown, en la fiesta previa a la paliza.

Hay muchos rumores, huecos en la memoria, en su relación con su mentor Jay Z. Poco después de tener su primer éxito, en el año 2006, se dijo que los dos vivían una apasionada historia de amor, que llegó a oídos de la misma Beyoncé. Parece ser que Beyoncé amenazó a Jay Z con abandonarlo. Poco después ambos se casaron en secreto en Nueva York. Rihanna dejó de ver a Jay Z , pero no del todo. De vez en cuando, Jay Z viaja a visitarla desde Nueva York a Los Ángeles. Siempre le está haciendo regalos, con la excusa de que es su jefe.

Los regalos más importantes de Jay Z para ella han sido dos coches. En el garaje de la casa de Rihanna en Malibu, en Pacific Palisades, vecina de Steven Spielberg, hay un jeep Wrangler negro y un Porsche descapotable plateado. Los tiene como decoración, como si fueran dos jarrones chinos, porque Rihanna no sabe conducir ni quiere aprender. En la puerta de su casa siempre hay dos 'limusinas', con dos chóferes, preparadas para cualquier desplazamiento y en el aeropuerto de Santa Mónica, un jet privado para viajar a donde quiera.

Es más que posible que Rihanna se haya convertido en la típica diva frívola, incomprensible, inmanejable, con problemas relacionados precisamente con su posición en la vida. Ha empezado a tener una salud frágil. Apenas come, salvo los calamares fritos de un pequeño restaurante italiano de Santa Mónica. ¿Sustancias de otro tipo? Bueno, ella dice que no. Pero no se lo cree nadie.

Entre su desvarío de caprichos e insolencias, se cambió a su actual mansión en Malibú, porque la que tenía en Beverly Hills tenía una piscina con un fondo azul muy oscuro, que le parecía un lago. La de Malibú tiene un azul más claro y brillante.

Son taras y provocaciones al sentido común que a Rihanna le pueden parecer normales. Me decía un personaje de su entorno que es una absoluta estrella. Una estrella para negros y para blancos, para hombres o mujeres. La estrella total. Bueno, le contesté que tiene mucho mérito, más que nada porque como cantante no es precisamente Whitney Houston y tampoco sabe música. Es como un milagro, el milagro de las Barbados. Signo de los tiempos.

{
}
{
}

Deja tu comentario 'Necesito un pene'

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre