Avisar de contenido inadecuado

“Paco de Lucía dejó el camino del flamenco trazado”

{
}

A Cañizares (Sabadell, 1966) le tiembla la voz cuando recuerda a su amigo Paco de Lucia, fallecido hace tan solo unos meses. “Mi próximo disco se lo quiero dedicar a él. Quiero ponerle mucho corazón para que esté contento con el resultado porque era un gran artista y una gran persona”. Durante muchos años, cerca de 10, ambos compartieron camino pero cuando al discípulo le tocó volar solo, voló alto. Tan alto como para merecer el Premio de la Música a Mejor Interprete de Música Clásica en 2008 o para contar con el privilegio de ser el primer y único guitarrista flamenco invitado por la Orquesta Filarmónica de Berlín. Este martes, el interprete completa el proyecto en el que lleva inmerso estos últimos meses, La trilogía de Falla por Cañizares. Tras Un sombrero de tres picos y La vida breve, el guitarrista cierra el círculo con El amor brujo, al menos por el momento. Esta misma tarde lo presenta en la sede de la SGAE. Unos días más tarde, el 5 de junio, hará lo propio en el Auditorio Conde Duque con las Sonatas de Scarlatti por Cañizares, en el ciclo que el Instituto Italiano de Cultura dedica al músico napolitano.

Pregunta.- ¿Por qué se embarcó en esta travesía por Falla?
Respuesta.- Hay un detalle que siempre me gusta acentuar y que considero muy importante: los grandes compositores españoles se inspiraron en el flamenco para crear su obra. Esa investigación que realizaron hizo que irremediablemente cambiara su vida, al igual que su música y, con el tiempo, nuestra propia música. Yo me embarqué en este proyecto a modo de arqueólogo. Me he sumergido en las obras de Falla hasta sus callejones para hallar los vestigios de su inspiración flamenca. Desde mi punto de vista lo importante era resaltar esa inspiración.

P.- ¿Qué significa para usted Manuel de Falla?
R.- Es uno de eso músicos que te quita la depresión. Me da la vida y me inspira. Es una cura. La experiencia estética que recibes de su música es una maravilla. Me hace seguir en el camino porque viendo su obra comprendes que todavía quedan muchas lecciones que aprender y disfrutar.

P.- ¿Ha sido difícil trasladar el discurso de Falla a su guitarra?
R.- La principal dificultad reside en la naturaleza orquestal de sus obras. Su complejidad es muy superior a la que se puede alcanzar interpretando cualquier instrumento aislado. Además, la guitarra tiene una tesitura muy corta. Para respetar las melodías y que éstas no pierdan su carácter he tenido que dar muchas vueltas para decidir por que camino avanzaba. El trabajo ha requerido mucho análisis para alcanzar una buena síntesis. Es un cometido intelectual que hay que interpretar con el corazón.

P.- ¿Cómo conecta Falla con su guitarra flamenca y con el flamenco en general?
R.- Fue un explorador que supo extraer conocimientos del flamenco y los integro perfectamente en obras cumbre como Un sombrero de tres picos, La vida breve y El amor brujo. Prácticamente en toda su obra está integrada esta influencia.

P.- ¿Con estos tres discos sobre Falla se da por satisfecho o pretende volver sobre él en el futuro?
R.- Lo cierto es que nunca te quedas satisfecho. Tiene muchas más obras maravillosas que en algún momento de mi vida me gustaría transcribir. El problema es que es un trabajo muy meticuloso que te deja exhausto pero me quedo con el gusanillo de retomarlo en un tiempo.

P.- En junio publica Sonatas de Scarlatti por Cañizares. ¿Qué le atraía de Domenico Scarlatti, a priori tan lejano de la guitarra flamenca?
R.- Yo conocía a Scarlatti desde que lo interpretaba en el conservatorio. Desde hace dos o tres años Carmelo di Gennero, director del Instituto Italiano de Cultura, organiza un ciclo de Scarlatti en el marco de la institución. Hable con él y me invitó a que acudiera. Escuchando las obras, me percaté de que en cierto modo, sin tener el carácter flamenco, sí que tenía características del flamenco. Empece a meter la cuchara en su música y me gustó y pensé en hacer un trabajo para este ciclo que de hecho se clausura el mismo día que presentamos el disco, el 5 de junio. Scarlatti siempre estuvo atento a la música popular y a los instrumentos populares de su época. El disco ha sido un poco de ida y vuelta pero siempre con respeto. Sin tergiversar su esencia.

P.- Ha trabajado con artistas como Morente, Camarón, Serrat o Peter Gabriel. ¿Con quién le gustaría ahora trabajar?
R.- Artistas con los que me gustaría trabajar hay muchos pero no tengo ninguna colaboración a la vista. Ahora estoy trabajando en un disco de mi propia música y estoy completamente enfrascado. Cuando estoy metido en un proyecto mio es muy difícil encontrar tiempo aunque me encanta colaborar con otros artistas.

P.- ¿Cómo ve la salud del flamenco en la actualidad?
R.- Fenomenal. Hay grandes figuras. En lo que más me toca, la guitarra flamenca, Paco de Lucia, que en paz descanse, ha dejado canales hechos para que no nos perdamos. Lo ordenó todo no solo en la guitarra, también en las grabaciones, en los coros... Ahora todo marcha bien. La salud del flamenco se mantiene gracias a grandes cantaores y cantaoras, bailaores y bailaoras... Lo importante es que sepamos mirar la tradición para que podamos seguir evolucionando.  TAGS:

{
}
{
}

Deja tu comentario “Paco de Lucía dejó el camino del flamenco trazado”

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre