Avisar de contenido inadecuado

EN SANTA ROSA TIENEN UNA VIDA AGUANTANDO MALOS OLORES

{
}

 

José Luis Colmenárez llegó a Santa Rosa hace 40 años y veintidós de ellos ha vivido cerca del canal trapecial o drenaje, ubicado en el sector Pueblo Abajo, final de la calle Comercio, que trasvasa agua de lluvia a la cuenca del río Turbio.

Desde entonces, asegura, ha sufrido los malos olores de aguas sucias estancadas en el zanjón. Ha hecho todo lo que está a su alcance para darle solución a esta situación que también perjudica al resto de los vecinos.

Él conversó con EL IMPULSO y dio detalles de su cruz, haciendo énfasis en la cantidad de niños que residen en la zona y cuyos malestares son consecuencia de la indiferencia de las autoridades.

-Le explico. Llegué en 1973 a este pueblo y después me mudé para este sitio y ya tengo 22 años en esta casa.

Le soy sincero cuando le digo que desde el momento que me mudé está este problema que molesta mucho. Hay varios locales en esta cuadra y todos nos vemos perjudicados.

Colapso de cloacas

Colmenárez señaló que el problema radica en el colapso de cloacas en el sector La Lagunita donde un grupo de residentes levantaron ranchos cerca del drenaje.

-Ellos lo que hicieron fue desviar el agua putrefacta que emerge de las bocas de visita, para que avanzaran por el zanjón, que empieza en esta zona y pasa por Santa Rosa hasta llegar al Turbio. Es decir, no es agua de lluvia lo que vemos pasar, sino agua putrefacta.

El entrevistado indicó que ha acudido a todos los organismos municipales y regionales, pero no hay quién se haga cargo del asunto.

Consecuencias

Se le llama aguas negras por la coloración que presenta y aguas residuales porque ya están contaminadas con sustancias fecales y orina. Para evitar epidemias deben ser canalizadas y desalojadas, además, requieren un tratamiento especial y estricto, dijo Ramón García, especialista en la materia e integrante de la Asociación usuarios Públicos de Iribarren.

García indicó que en los últimos ocho años, la denuncia más frecuente está relacionada con el suministro de agua, vialidad y colapso de cloacas. Agregó que los niños y ancianos son los más perjudicados con la situación.

En efecto, José Luis Colmenárez indicó que en sectores como La Casita, La Lagunita y Santa Rosa hay muchos menores de edad que podrían terminar contagiados.

-El olor es insoportable y no me quiero imaginar la cantidad de bacterias que pueden estar atentando contra nuestra salud.

Afecta también en otro aspecto, prosiguió, por ejemplo y tengo una bodega y no puedo vender comida.

-Pido por favor a la autoridades para que solventen esta situación. Le reparen las cloacas a los residentes de La Lagunita y así también nos resolverán nuestro problema.
En este sentido, Colmenárez aseguró que la denuncia ha sido establecida a través de todos los medios de comunicación de cobertura regional y espera que el consejo comunal de la zona pueda agilizar trámites ante la hidrológica del estado Lara.

Datos

La comunidad de Santa Rosa tiene otros inconvenientes. La vialidad es un asunto pendiente por parte de la Alcaldía de Iribarren.

Además el arco ubicado en la entrada del pueblo presenta signos de deterioro: columnas rayadas, vidrios quebrados, sin ignorar el mal eterno del estacionamiento que sólo luce vigas oxidadas.

subir imagenessubir imagenessubir imagenes

{
}
{
}

Deja tu comentario EN SANTA ROSA TIENEN UNA VIDA AGUANTANDO MALOS OLORES

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre