Avisar de contenido inadecuado

SE AGOTA LA PACIENCIA EN EL CD LARA

{
}

 

Un nuevo indicio de que la situación extra deportiva empieza a llevar a un límite la paciencia de la plantilla del Club Deportivo Lara, que no ha cobrado sus salarios y otros pagos pendientes desde hace 11 meses, pareció producirse en la sesión vespertina de entrenamiento, de la cual el delantero Rafael Castellín se retiró antes de su conclusión visiblemente molesto y con intenciones de renunciar.

Una fuente cercana a la plantilla y con conocimiento de los hechos, explicó a EL IMPULSO que Castellín abandonó la cancha antes del final de la práctica y que había renunciado, aunque posteriormente habría manifestado intenciones de continuar. Intentos por obtener una declaración oficial por parte del propio jugador o del entrenador Eduardo Saragó, fueron infructuosos.

A pesar de que se ha informado que una venta está muy próxima a concretarse y con ello los problemas financieros que afectan a la actual junta directiva serían cosa del pasado, pasan los días y no se produce el paso a nuevas manos. El dinero sigue sin aparecer y la situación se ha vuelto tan insostenible que hoy se produciría una reunión de emergencia entre la directiva, el cuerpo técnico y la plantilla.

El profesionalismo del grupo es incuestionable y la unión inquebrantable, algo evidente en sus más recientes declaraciones públicas y reflejado en su rendimiento en la cancha y en lo que señala la tabla de posiciones. La demostración más próxima fue el triunfo ante el Deportivo Petare, 3-2, el pasado fin de semana, en el estadio Metropolitano de Barquisimeto.

Ese día, Saragó declaraba que la situación “es una lástima” porque “siempre está el tema de la deuda encima. Tenemos once meses sin cobrar, no nos han pagado ni un bolívar, el equipo no se ha vendido. Imagínate cómo nos podemos sentir”.

Es por ello que una ola de renuncias a partir de la protesta de Castellín, si bien no puede descartarse y estaría justificada ante las condiciones laborales actuales, no debe tampoco darse por sentada. La discordia parece haberse acentuado por el hecho de que al grupo se le iba a adelantar algo de lo adeudado y ese pago se postergó. Los premios por sus triunfos no son suficiente paliativo.

A pesar de que a finales de la semana pasada se hablaba de que una venta parecía inminente y que “anuncios importantes” podían producirse esta semana, lo ocurrido en el entrenamiento pareciera ser el reflejo de que las cosas siguen sin estar claras y un traspaso del equipo a manos de nuevos dueños, no parece estar tan próximo o ser posible.

Desde que Arid García dejó de tener el control del equipo, primero fue Jorge Hernández, propietario de los Guaros de Lara y quien se acercó con la intención de comprar pero objetó la situación legal del equipo, ya que según sus asesores, el mismo aún pertenece a García y no puede ser traspasado.

Sin embargo, voceros oficiales del club han salido al paso y han afirmado tener todas las condiciones apropiadas para la venta. Un nuevo grupo económico no identificado, en apariencia sólido y con empresarios larenses a la cabeza, apareció en el horizonte, pero los días pasan sin que se conozca su identidad ni se produzca la tan esperada venta.

subir imagenes

{
}
{
}

Deja tu comentario SE AGOTA LA PACIENCIA EN EL CD LARA

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre