Avisar de contenido inadecuado

Una toxina que salva

{
}

La Parálisis cerebral es una lesión que se produce en niños de cuatro años cuyo cerebro aún no está maduro. El 80% de los niños con esta enfermedad podrían sufrir de rigidez muscular, lo que es notado por su madre en las extremidades del niño. La toxina Onabotulinum A es una opción segura para el tratamiento de la espasticidad y la entrega gratis el IVSS

"Tener una madre diabética, hipertensa, con sangramiento en los primeros meses del embarazo y convulsiones, puede provocar lesiones en el cerebro del bebé, que lo condicionen al desarrollo de Parálisis Cerebral Infantil", explica la doctora Diva Pulido, docente del posgrado de Medicina Física y Rehabilitación, de la Universidad Central de Venezuela, y para quien estos daños en el sistema nervioso "se pueden originar durante el embarazo, al momento del parto o luego del nacimiento del bebé y son capaces de producir trastornos motores, psíquicos, conductuales, auditivos, ópticos o de lenguaje".

La doctora Pulido, quien también trabaja en la Unidad de Rehabilitación del Instituto Clínico La Florida, añade que la Parálisis Cerebral Infantil es una lesión que se produce en niños menores de cuatro años, cuyo cerebro aún no está maduro.

"Algunas causas prenatales para el desarrollo de PCI pueden ser patologías maternas y enfermedades autoinmunes. Mientras las perinatales, que se producen con mayor incidencia, son la prematuridad, bajo peso y broncoaspiración. Las causas posnatales se refieren a traumatismos craneales, accidentes vasculares y epilepsias".

LA FUERZA DE ONABOTULINUM 
En Venezuela, no hay datos precisos que arrojen la incidencia de esta enfermedad, pero "aproximadamente por cada mil niños nacidos dos tienen Parálisis Cerebral Infantil", señala la especialista, al destacar los aportes de los avances de la ciencia que permiten mejorar el tratamiento y condiciones de vida de los niños con esta patología.

El trastorno más frecuente en los niños con Parálisis Cerebral Infantil es la espasticidad, con una incidencia del 80% del total de los casos. "La lesión de la corteza cerebral produce un aumento del tono muscular, por lo que los músculos se tienden a endurecer. La madre nota esta rigidez en las extremidades de su hijo cuando se le dificulta sentarlo o doblar sus brazos y piernas".

"El tratamiento para la espasticidad va de la mano con la fisioterapia, la cual busca desarrollar ejercicios para que el niño no tenga atrofia muscular y de la terapia ocupacional para optimizar las actividades que el niño sí puede hacer. Si con estas dos técnicas no se logra el control del paciente, entonces se debe tratar la espasticidad con toxina Onabotulinum A, método utilizado en el país desde hace 18 años aproximadamente", informa la doctora Pulido.

El tratamiento consiste en inyectar directamente en los músculos involucrados toxina Onabotulinum A para lograr un relajamiento de la musculatura tratada, reducir la rigidez y permitir la distensión de las articulaciones.

Para este tratamiento "se considera cualquier edad, pero principalmente se toma en cuenta el peso del paciente, ya que una vez que el niño tenga seis kilos se puede aplicar una dosis exacta de toxina Onabotulinum A de acuerdo a su peso para evitar complicaciones".

Esta toxina se encuentra disponible gratuitamente para los pacientes que lo requieran en los servicios de Rehabilitación y Fisiatría del IVSS.

EL ENIGMA DE LOS TRIGLICÉRIDOS
Muchos han oído hablar del colesterol malo y saben que es necesario mantenerlo bajo control. Al igual que éste, los triglicéridos deben estar en un nivel adecuado para evitar problemas de salud. Los triglicéridos son un tipo de grasa que circula por el cuerpo y se acumula en el tejido adiposo.

 Aunque el propio cuerpo los produce, otros provienen de los alimentos que consumimos, particularmente de todas las calorías extra que se ingieren y que no se usan inmediatamente (tu cuerpo las guarda como una reserva de energía). El problema ocurre cuando no consumes toda esa energía almacenada y entonces comienza a acumularse, generando enfermedades o problemas de salud.

Un aumento en el nivel de colesterol frecuentemente se asocia con aumento en los triglicéridos. Además, hay condiciones como la insuficiencia renal, la diabetes, la obesidad y hasta el alcoholismo que hacen que el nivel de triglicéridos suba. ¿Qué hace a los triglicéridos potencialmente peligrosos? Son un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.

 Además, es común que alguien que tiene los triglicéridos altos tenga el colesterol malo (conocido como LDL por sus siglas en inglés) elevado y el colesterol bueno (conocido como HDL por sus siglas en inglés) bajo.

Tanto los triglicéridos altos independientemente o asociado a la elevación del colesterol, contribuyen a que las arterias se endurezcan, causando disminución en la circulación de la sangre en las arterias, lo cual disminuye la cantidad de oxígeno que reciben los tejidos. Esto puede ser muy peligroso especialmente cuando se trata del corazón o el cerebro.

 

 


{
}
{
}

Deja tu comentario Una toxina que salva

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre