Avisar de contenido inadecuado

A tres años del accidente de Gustavo Cerati

{
}

Gustavo Cerati | EFE

 

Este 15 de mayo se cumplen tres años desde que el músico Gustavo Cerati entró en un profundo estado vegetativo tras sufrir un accidente cerebrovascular. Desde entonces, pequeñas señales han alentado la esperanza de su familia y seguidores de que pueda recuperarse.

Cerati no es el único famoso en este estado. Uno de ellos es el ex primer ministro de Israel, Ariel Sharon, de 84 años, quien desde 2006 permanece en esa condición debido a un derrame cerebral tras recibir medicamentos, que no le estaban indicados, para tratar un infarto.

En enero pasado, tras estar siete años en esa condición, se informó que su cerebro reaccionó cuando se le exhibieron imágenes de familiares. Durante una prueba, Sharon presentó actividad cerebral "significativa" cuando expertos le mostraron las imágenes y le hicieron oir la voz de su hijo. Sin embargo, los mismos expertos advirtieron que esto no permite afirmar que sea consciente de su entorno.

Otra celebridad en estado vegetativo es el Príncipe Friso de Holanda, de 44 años, quien en febrero de 2012 fue sepultado por una avalancha cuando esquiaba en los Alpes austríacos y estuvo 20 minutos bajo la nieve antes de que lo pudieran reanimar. Desde entonces, permanece internado en una clínica de Londres donde lo visitan su esposa y sus dos hijas. En noviembre, la Casa Real informó que el príncipe "muestra algunos signos de una consciencia muy reducida".

Un caso emblemático es el bajista histórico de Deftones, Chi Cheng, cuya sorpresiva evolución hizo surgir esperanzas de que pudiera recuperarse. El músico quedó en estado vegetativo tras un grave accidente automovilístico en 2008 y 18 meses después tuvo una notoria evolución, ya que fue capaz de reconocer a ciertas personas, mover levemente sus manos y balbucear algunas palabras. Sin embargo, nunca se logró recuperar y falleció el pasado 14 de abril.

Pero ¿qué tan ciertas son las posibilidades de recuperación de estos pacientes y qué tanto es parte de la ilusión que alimentan quienes desean volver a verlos como antes?

La crucial línea de los tres meses

La opinión de los expertos no es muy auspiciosa. Éstos coinciden en que mientras más tiempo permanece una persona en ese estado es menos probable que recupere su consciencia y funcionalidad. De hecho, explican que la mayor parte de quienes logran salir del estado vegetativo lo hacen antes de los tres meses. Pero si se sobrepasa ese lapso, el paciente ingresa a un "estado vegetativo persistente", en el que su recuperación se vuelve cada vez más improbable.

"La persona que después de tres meses no ha despertado, estadísticamente es improbable que despierte. Siguiendo cientos de pacientes en ese estado, ninguno ha despertado después de los tres meses", afirma el doctor Cristián Rodríguez, neurólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

Asegura que los casos de personas que sí han despertado son sólo una "anécdota". "Cuando alguien despierta es noticia mundial y genera todas las dudas de si era un diagnóstico adecuado o no. Pero el estudio científico tiene la observación de que si no despertó a los tres meses ya no va a despertar definitivamente", sostiene el especialista.

El doctor Arnold Hoppe, neurólogo de la Clínica Alemana, indica que sólo se reportan "casos muy aislados" de personas que pasados los tres meses se han logrado recuperar de un estado vegetativo y que todos corresponden a pacientes que quedaron en esa condición tras sufrir un Traumatismo Encéfalo Craneano (TEC) –producto de una caída, golpe o accidente, entre otros–. En esos casos, el plazo para que puedan salir de ese estado aumenta hasta un año. Pero de todas formas, pasado ese tiempo, las probabilidades de recuperación vuelven a ser prácticamente nulas.

Según explica, el mejor pronóstico de los pacientes con TEC se debe a que éstos "suelen afectar más las vías de conexión entre las neuronas que la neurona misma y, en la medida que pasa el tiempo, se puede ir produciendo la reconexión". Por el contrario, cuando el estado vegetativo deriva de causas no traumáticas –como asfixia, paros cardiorrespiratorios, intoxicaciones por monóxido de carbono, dosis excesivas de insulina o infartos cerebrales– el panorama es menos alentador, ya que "es mucho más frecuente que provoquen directamente pérdida de neuronas".

{
}
{
}

Deja tu comentario A tres años del accidente de Gustavo Cerati

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre