Avisar de contenido inadecuado

'Venezuela es una dictadura, igual o peor que la cubana'

{
}

No dudó en acompañar a Caracas a la opositora venezolana María Corina Machado, cuando ésta se encontraba en grave riesgo de ser detenida acusada de "traición a la patria". Y, ahora, el congresista peruano del PPC Luis Galarreta pretende que la grave situación social y política en la que se encuentra sumida Venezuela no caiga en el olvido. En una entrevista con EL MUNDO, durante su reciente visita a Madrid, el diputado critica a aquellos que con el "pretexto de la no intromisión" miran hacia otro lado ante las graves violaciones de los derechos humanos que se están produciendo en el país latinoamericano, según han denunciado organizaciones como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y Provea. "Voy a seguir dando batalla para que lo que pasa en Venezuela jamás se extienda a Perú, y espero que Venezuela y otros países de la región retornen al eje democrático".

Amnistía Internacional, HRW y la ONG venezolana Provea han denunciado la grave violación de los derechos humanos en Venezuela. Sin embargo, no se han producido condenas contundentes de organizaciones regionales. ¿Por qué?
Porque se han convertido en organismos de fachada y han sido tomados por los socios del fallecido Hugo Chávez, hoy también socios del (presidente venezolano Nicolás) Maduro. Son gobiernos franquicia de Venezuela, hacen mayoría y defienden a su matriz. Lamentablemente en la región se ha aplicado un patrón marcado desde Cuba y financiado por el petróleo venezolano. Se trata de gobiernos que asumen el poder con propuestas populistas o asistencialistas, en algunos casos reemplazando a gobiernos corruptos o ineficientes, y que luego con mayoría en el Congreso modifican las reglas electorales; cambian la Constitución permitiendo reelecciones presidenciales; toman el control de las instituciones electorales y jurisdiccionales y censuran o compran medios de comunicación, entre otras acciones, con el objetivo de mantenerse en el poder indefinidamente. Estos gobiernos han tomado el control de los organismos regionales como la OEA (Organización de Estados Americanos) o han credo su propia organización de fachada como es Unasur
¿Confía en que la Fiscalía venezolana investigue, como ha dicho, las violaciones de derechos humanos o simplemente es una manera de limpiar su imagen de cara a la opinión pública internacional?
No tengo ninguna confianza. Muchos jóvenes han sido violentados en su intimidad, vejados, golpeados desde mucho antes de las protestas de marzo, incluso cuando estaba Chávez y jamás ha pasado nada. Militares que pretendían oponerse al régimen han sido apresados y luego se han 'suicidado' sin que se produjera una investigación. A Maduro no le interesa la opinión pública internacional, y lo que es peor: Maduro y su entorno (muchos se han enriquecido, detestan a Estados Unidos, pero tienen grandes casas en Miami y en otros estados) no tienen ninguna presión internacional. Tienen los votos en la OEA y Unasur, y los organismos de rango global siguen mirando al cielo. Las investigaciones son por mero trámite y ya ha pasado antes.
Algunos países argumentan que se trata de un cuestión que deben resolver los venezolanos y que otros estados no deben entrometerse en asuntos nacionales.
Los principios de libertad, derechos humanos y democracia no tienen frontera. Usar como pretexto la no intromisión es no tener la valentía como demócratas de decir las cosas por su nombre y hacer lo que corresponde. Yo como miembro de un partido democrático en Perú (el PPC) seguiré denunciando lo que ocurre en Venezuela para que jamás se extienda a Perú y para conseguir que los otros países de la región retornen al eje democrático. Por eso, le pido también a España y por extensión a Europa que no caigan en la indiferencia. A veces, los enemigos de la libertad suelen ser más activistas de quienes decimos amarla.
¿Cómo puede influir lo que está ocurriendo en Venezuela en otros países del entorno?
Lo que ocurre en Venezuela es algo inaceptable en un mundo libre. Inaceptable para los que creemos en la democracia y en el respeto a los derechos individuales. No es un tema ideológico, de derechas o izquierdas. Es un régimen que detiene y dispara contra sus universitarios, encarcela a líderes opositores de cualquier tendencia política y quita su fuero sin ningún debido proceso a parlamentarios o alcaldes. Además, tienen el control de los medios de comunicación y las instituciones que juzgan a sus adversarios. Todo esto ocurre con un silencio cómplice o cobarde de la mayoría de los gobiernos de la región. Por eso, el desenlace en Venezuela será fundamental para toda la región, pues primero el Gobierno de Chávez y luego el de Maduro se han dedicado a financiar campañas políticas y han sostenido económicamente a Cuba, Argentina, Bolivia, Ecuador, al Paraguay de Lugo y otros países de Centroamérica. En función de lo que suceda en Venezuela, en otros países se podrá recuperar también la senda de la libertad y de la democracia y, ese modelo de dictadura moderna dejará de ser también tentador para otros estados como Perú que, felizmente hasta ahora, se ha librado de ello.
¿Considera a Venezuela y a Cuba dictaduras?
En el mundo moderno, las dictaduras como Venezuela o Cuba ya no requieren de botas ni tanques necesariamente, aunque en Venezuela finalmente sí se han visto las botas. Los enemigos de la libertad se han perfeccionado, hoy usan herramientas de la propia democracia para 'legitimar' sus actos de violación a la misma. Hoy, las dictaduras designan a un jefe del órgano electoral y convocan a elecciones y luego cuando se denuncia fraude, ese jefe dice: "Mi comandante presidente, le informo de que se ha descartado cualquier fraude". Entonces, el comandante informa al organismo regional de que el ente electoral 'autónomo' ya falló. Esa vergüenza es una dictadura, igual o peor que la cubana, pues con los fondos del petróleo ha creado sus gobiernos franquicia en la región.
Usted acompañó a la opositora venezolana María Corina Machado a su regreso a Venezuela, después de haber sido despojada de su escaño en la Asamblea. ¿Cómo fue ese momento?
Fue una decisión rápida con otros dos colegas peruanos para evitar que María Corina fuese detenida en el aeropuerto de Caracas. Nos subimos al avión con ella y dispuestos a enfrentar lo que fuese. Pero siento que recibí mucho más de lo que pude dar con mi presencia. Vi un pueblo valiente, muy valiente, que ama su país, como yo amo a Perú, y que está dispuesto a sacrificar lo que sea por recuperar la libertad. Aunque agentes del Gobierno, algunos cubanos, nos seguían en motos, más fuerte era el pueblo de todas las tendencias, razas, clase económica que gritaba ¡Libertad! Ponerme en contacto con el pueblo venezolano fue impresionante, te agradecían, te tocaban, abrazaban, pero lo más fuerte fue cuando te pedían que por favor no les dejáramos solos. Vi a líderes acompañando a su pueblo: María Corina; el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y la esposa de Leopoldo Lopez. Vi una unidad entre la oposición y espero que se mantenga.
¿Cuál a su juicio debe ser el camino para resolver la crisis en Venezuela?
No pretendo, ni puedo, intervenir en la decisión que los venezolanos tienen que tomar, pero está claro que no existe ninguna garantía de imparcialidad en sus instituciones encargadas de encontrar una salida. Además, los órganos regionales han sido capturados por la avanzada castro-chavista y creo que imprescindible la participación de los organismos internacionales como la ONU. El mundo desarrollado no puede seguir haciendo como que en nuestra región no pasa nada, pues pronto se acostumbrarán a la situación, así como hoy la dictadura cubana es algo casi normal para muchas naciones. Estos gobiernos franquicias en la región, que han tomado por asalto sus instituciones y han cambiado las reglas de juego para permanecer indefinidamente en el poder, serán vistos como gobiernos democráticos, y la diplomacia internacional se convertirá en cómplice de esa gesta.
¿Ya lo están siendo?
La mayoría de los gobiernos que guardan silencio es porque son sus socios, sus franquicias, le deben favores al dictador anterior. Maletas con billetes que iban, por ejemplo, desde Caracas a Buenos Aires. Convendría ver cómo estos gobiernos han empobrecido a sus países, con indicadores reales: altos niveles de inflación o desnutrición. Y, por otro lado, ver cómo se ha multiplicado el patrimonio de dichos gobernantes y sus entornos cercanos. Otros mantienen silencio por timoratos y mediocres, pues no entienden que están en el lado equivocado de la historia y prefieren llevar la fiesta en paz.
¿Maduro está haciendo bueno a su antecesor?
Es difícil hacer bueno a Chávez con la cantidad de muertos y desaparecidos mientras fue presidente. Lo que pasa es que Maduro tiene demasiadas limitaciones de toda índole, que el anterior dictador Chávez no las tenía o eran menores. Hay mucha diferencia entre ambos dictadores, no sé si por esas debilidades los Castros lo eligieron para reemplazar a Chávez y tener un mayor manejo desde la isla.
Le he escuchado decir que el socialismo del siglo XXI no tiene nada de socialista. ¿En qué sentido?
Actualmente, se han generado prácticamente dos ejes principales en la región: la alianza del Pacífico y los chavistas (que en el fondo son castristas). Este último régimen no tiene como fondo el socialismo, sino un sistema de asistencialismo burdo que busca perpetuar en el poder a sus gobernantes. Las características de las políticas públicas en estos gobiernos no tienen a la persona humana como prioridad, buscan mantener votos cautivos y, sobre todo, copar y manipular instituciones, a cualquier precio, incluso disparando a población civil. Éste es un modelo que cualquier socialista seguro repudiaría. TAGS:

{
}
{
}

Deja tu comentario 'Venezuela es una dictadura, igual o peor que la cubana'

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre